Lun. Dic 5th, 2022

La feria departamental de Petén se inició este seis de enero, con la tradicional misa y bajada de la imagen del Cristo Negro de Petén, tallada a semejanza del Cristo Negro de Esquipulas por su mismo autor, Quirio Cataño, a mediados del siglo XIX (19).

Según el cronista Ramón Zetina Puga, el crucificado llegó procedente de la ciudad de Antigua Guatemala, Sacatepéquez. La imagen era transportada por varios vecinos que se la encargaron a Cataño para llevarla al estado de Mérida, Yucatán, México, en donde le habían preparado un lugar especial para su veneración. Sin embargo, los cargadores se enfermaron y ya no pudieron continuar su camino, por lo que existe la creencia popular que el Cristo había decidido que esta imagen se quedara para siempre en la isla de Flores.

Este año, debido a las restricciones implementadas para evitar contagios de Covid-19, se ha colocado una protección y los feligreses no podrán tocar la imagen como antes se acostumbraba. En vez de eso, podrán observarla a través de una pantalla de protección. El obispo Mario Friandi, decidió celebrar tres misas, en vez de una sola, para que los vecinos puedan respetar el distanciamiento social.

Los vecinos acuden a la catedral, en donde muchos colocan una veladora, para agradecer por algún milagro concedido o para acompañar la petición de alguna plegaria. La fe católica lleva mas de 160 años de estar arraigada en la población de la cabecera departamental de Petén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *